Koh Phayam, una de las muchas islas desconocidas de Tailandia

Actualizado

en

Tailandia

Sí, aún quedan islas desconocidas en Tailandia y Koh Phayam es una de ellas. Cuando mi amigo Juan – un madrileño que lleva varios años en Tailandia y se dedica al turismo – me comentó que se iba a Koh Phayam, me costó localizarla en el mapa. Koh Phayam es una islita cerca de Ranong y de Birmania, en una zona que no entra para nada en los itinerarios de grandes tour operadores y tampoco suele ser visitada por muchos mochileros, que prefieren otras más famosas como Koh Tao. Pedí a Juan que nos contara su experiencia en esa isla y aquí tenéis su historia:

Otro fin de semana largo en Bangkok y una vez más andamos cabreados porque no encontramos un hotel en Samed que no esté lleno o disparado de precio… ¿Cómo se puede vivir en Bangkok, trabajar en una agencia de viajes y que todos los puentes nos pase lo mismo?…

Un amigo nos comenta que va a ir a Ranong y nos ponemos a investigar ya que nunca hemos ido a esta zona. Tras unos días de leer y preguntar, decidimos que Samed puede esperar y organizamos el viaje a la (relativamente) desconocida Isla de Koh Phayam.

El viaje de Bangkok a Koh Phayam

Barca-camino-a-Myanmar

Salimos un jueves por la noche desde la estación de autobuses sur de Bangkok (Sai Tai). Como queda del lado de Thonburi, donde trabajo, salgo directamente desde la oficina. La estación, como puede que sepáis, está bastante lejos y, en víspera de puente, el tráfico va lento pero llegamos con tiempo para las compras de última hora en uno de los 7 Eleven de la estación.

Vamos en un autobús VIP. El nuestro, hemos tenido suerte, tiene sólo tres asientos por fila por lo que son realmente cómodos y además se reclinan mucho sin molestar a otros pasajeros. El viaje de casi 9 horas no se da mal aunque sobra la parada de 20 minutos a las tantas de la madrugada en un área de descanso de carretera… Imaginamos que es obligada por ley.

Llegamos al puerto de Ranong antes de amanecer y toca esperar hasta las nueve que empiezan a salir los ferris y las speedboats. Contábamos con ello por lo que lo llevamos bien.

Por fin, a las 11:30 de la mañana, algo más de quince horas después de apagar el ordenador, llegamos a Koh Phayam.

Koh-Phayam-rocas

Bastan un par de minutos subidos al moto taxi que nos lleva al hotel para darnos cuenta de que el viaje ha merecido la pena.

Tenemos un hotel en Buffalo Bay. Muy agradable, con una habitación grande y limpia a muy pocos metros de una playa de esas que nos gusta poner en los catálogos de las agencias y que no necesitan Photoshop. El personal simpático y el hotel fenomenal aunque algo caro en una isla que, como ya habíamos leído, no es barata.

Los siguientes días los pasamos disfrutando de la isla. La mejor actividad es la de no hacer nada. Nos limitamos a bañarnos, pasear, tomar un par de cervezas y comer muy bien en el restaurante del hotel que es, probablemente, el que tiene la carta más completa de Koh Phayam… ¡Ah! y a dormir 11 horas…

Cómo moverse

Caminos-Koh-Phayam

La isla es pequeña y la mejor forma de moverse (realmente la única en distancias largas) es en moto. Algunos hoteles tienen buggies para recoger a los clientes en el puerto pero poco más. La alternativa es pasear o alquilar una bicicleta.

Sobre motos, pues lo de siempre: no dejar el pasaporte (si te pones pesado aceptan un depósito en metálico o dejarles una tarjeta de crédito) y conducir con mucho cuidado. La isla está bien asfaltada y en general la gente no hace demasiado el loco. Si no sabes o no quieres conducir puedes coger moto taxis.

Qué hacer en Koh Phayam

Playa-Koh-Phayam

Y sobre qué hacer… Pues desde luego relajarte y descansar es una magnífica actividad pero para los que no sean de estar sin hacer nada hay excursiones para hacer snorkeling o bucear y hay un par de centros de buceo que ofrecen paquetes interesantes a las Islas Surin y a la famosa “Roca de Richelieu” (considerado uno de los mejores lugares de buceo del mundo). Pol ya habló de esa roca en su artículo sobre buceo en las islas Similan.

No dejéis tampoco de buscar los árboles que dan los «cashewnuts» (anacardos), que además son típicos de la isla. Sinceramente jamás me hubiese imaginado que un anacardo fuese así antes de de acabar en el khai pad med mamuang… Y por supuesto no podéis iros sin ver al menos una pareja de cálaos (unos pájaros de la zona muy parecidos a los tucanes). ¡Si paseáis a la caída del sol por zonas no muy transitadas seguro que los veréis!

Anacardos

Se puede salir por las noches (mucho reggae, algún bar con música en directo y full moon parties) pero en plan tranquilo para los estándares de las islas tailandesas.

Y así llego el momento de irnos pero con una pequeña sorpresa el último día… Como teníamos tiempo de espera en Ranong (volvimos a medio día de Phayam y el autobús a Bangkok no salía hasta las ocho de la tarde)… ¡Nos fuimos a BIRMANIA!

Frontera-con-Birmania

Hay opción de cruzar en unos 30 minutos de barca hasta Kawthaung, el punto más meridional de Myanmar* (antiguamente conocido como Victoria Point, en honor a la Reina Victoria). Por lo que vimos al pasar inmigración, es habitual que los farangs (extranjeros) de Phuket vengan aquí a hacer el visa run (extensión del visado).

*Lo más probable es que incluso llevando el visado de turista de Birmania no te dejen continuar por tierra y puedas entrar al país solo unas horas. Más info sobre fronteras en el Sudeste Asiático.

La ciudad vale la pena para un par de horas y puedes ver algunos templos, un mercado (cerrado domingos), unas vistas preciosas desde el Victoria Point y comprar alcohol y cigarrillos baratos.

Templo-en-Birmania

Pero lo que de verdad merece la pena es el contraste. Si conocéis Birmania ya sabéis que cuando llegas parece que hubieses retrocedido en el tiempo. La ropa, los coches, las tiendas, los restos de betel en el suelo, las mujeres y niños con los dibujos de tanaka en la cara y hasta los teléfonos móviles (con antena extensible) marcan la diferencia con Tailandia.

Para una visita de un par de horas nos salió cara (el guía/asistente de inmigración/cuñado del chofer/amigo del barquero nos metió una clavada considerable) pero fue una manera original de rematar el viaje y mereció la pena!

Y vuelta a Bangkok en el mismo autobús con tiempo justo de dormir una horita en casa antes de ir a la oficina…

¡Eso fue Koh Phayam y desde luego volveremos!

Selva-Koh-Phayam

Valora este artículo

Etiquetas

Compartir Publicación

Autor

Autor de este Blog. Vivo en Bangkok desde 2010, cuando me quedé al terminar un año sabático de viaje por Asia y Oceanía. Si queréis saber más leed el por qué fue una decisión acertada. Organizo viajes con mi agencia en Tailandia – Mundo Nomada Travel Co.,Ltd.. Podéis encontrarme en mis redes:

Publicaciones Relacionadas

¡Viaja con nosotros a Tailandia!

Mundo nómada travel Agencia de viajes en tailandia

Excursiones
Viajes a medida
Circuitos

Tu viaje comienza aquí ✈️

¡Viaja con nosotros a Tailandia!